Entradas

Hernias discales y protusiones agudas ¿qué hacer?

Las protusiones discales agudas y las hernias de disco son lesiones que pueden ser similares pero que, en realidad, encierran diferencias. Básicamente, una protusión es un abombamiento del “envoltorio” que rodea al disco vertebral mientras que en una hernia encontramos que el núcleo pulposo se ha salido de esa “envuelta fibrosa”.

Hernia Discal.

En la práctica, es complicado distinguir una de otra en una resonancia, pero la cuestión, es que ambas pueden llegar a producir dolor intenso y han de ser tratadas de una manera correcta por profesionales. Se calcula que aproximadamente un 70% de las personas presenta protusiones y un 30% hernias; por esto, lo realmente importante no es que exista tal lesión, sino que esta comprima o no la raíz nerviosa y produzca dolor. Si no es así, no debería resultar en mayor problema.

Por esto, lo habitual es sólo tratar las hernias discales y protusiones agudas que presentan problemas. Si se determina que es así, entonces, la fisioterapia puede llegar a ser un factor decisivo a la hora de mejorar la calidad de vida del paciente.

¿Cómo mejora la fisioterapia una protusión aguda o una hernia discal?

La fisioterapia, en este caso, tiene una misión similar a la de la farmacología. No se consigue que desaparezcan, pero se puede trabajar sobre los síntomas para intentar evitar que aparezcan otras.

Los objetivos son controlar la inflamación y el dolor, ayudando a relajar la musculatura y, por otro lado, mejorar las posturas para que los discos vertebrales no sufran tanto en el futuro.

De esta manera, intentaremos devoler la movilidad a las articulaciones para que la amortiguación se reparta de manera adecuada. También es fundamental enseñar al paciente qué movimientos hay que evitar (cómo sentarse, cómo colocar la pantalla del ordenador, cómo agacharse…). Por último, si se han padecido lesiones como estas, es muy importante incorporar a la vida diaria una rutina de ejercicios que ayude a prevenir futuras lesiones.

Existen diferentes métodos a través de los cuales podemos tratar una hernia o una protusión, pero lo importante es que te pongas cuanto antes en manos de un profesional para que podamos atajar las molestias desde el primer momento.

¡Os esperamos!