FRACTURAS POR ESTRÉS DE LA TIBIA

Podríamos definir el término fractura por estrés como  la ruptura de la solución de continuidad del hueso como consecuencia de microtraumatismos repetidos.

Pueden darse  en hueso sano aunque lo más frecuente es  encontrar este tipo de fracturas en huesos afectados por alguna patología reumática como artritis reumatoide u osteoporosis, (la prevalencia de las fracturas por estrés es mayor en mujeres de mediana edad o en la etapa post-menopáusica).

Los huesos más comunes afectados por este tipo de fractura son la tibia, el cuello del fémur, los metatarsianos del pie y algún hueso del tarso y la pelvis.

En personas sanas y que practiquen deporte, la prevalencia es mayor en huesos de los miembros inferiores, principalmente en tibia y fémur, y se asocia a actividades de impacto (running, salto) que se realicen portando alguna carga externa. Últimamente han aumentado los casos en actividades de levantamiento de peso (power-lifting, crossfit).

Respecto a las fracturas por estrés en la tibia, la principal sintomatología de dolor se localizará sobre la tibia, en su tercio distal preferentemente. Este dolor suele tener un inicio insidioso, durante y después de la actividad física que lo esté provocando y que con el paso de las sesiones irá aumentando de intensidad. En ocasiones la fractura puede localizarse en el platillo tibial (justo debajo de la rodilla), lo que lo convertiría en un síntoma más complicado de valorar por la existencia de otras estructuras cercanas que pueden estar implicadas en el dolor. En esos casos, realizando una radiografía podemos asegurarnos de que el hueso se encuentra íntegro.

Es importante poder correlacionar este dolor con un aumento de la actividad física o, al contrario, estimar si con el reposo de dicha actividad cede la molestia. A partir de esta primera sospecha habrá que hacer un diagnóstico diferencial para descartar tendinopatías, periostitis, tumores o un síndrome compartimental, principalmente. La demora en el diagnóstico correcto, algo frecuente, dificulta la recuperación de esta lesión. En la exploración podemos encontrar también edema, enrojecimiento y calor en la zona, así como dolor a la palpación.

Una parte importante del proceso de recuperación será determinar las causas que hayan podido propiciar la fractura.

Existen diversos factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de sufrir este tipo de fracturas: la edad, lesiones previas en miembros inferiores, factores biomecánicos asociados a la actividad física que se realiza, dismetrías en los miembros inferiores, alteración en el eje del retropié hacia la pronación u otro tipo de desequilibrios musculares o articulares, y sobre todo, una mala progresión en el entrenamiento, en la cual se haya aumentado la carga excesivamente de manera repentina.

Diversos estudios científicos han demostrado que un aumento de la carga de entrenamiento de más del 10% de una semana con respecto a la anterior aumenta el riesgo de fractura de estrés en más del 50% en los siguientes 3 meses.

Tratamiento

Está orientado a corregir esos desequilibrios, manteniendo la funcionalidad del pie y pierna mientras  se hace el reposo que favorecerá la recuperación del hueso ayudándonos de la electroterapia y las ondas de choque para favorecer la consolidación ósea y disminuir la inflamación,  reeducando a la vez la actividad deportiva para una reincorporación al deporte sin recidivas.

En este caso es muy importante el trabajo de fuerza del deportista con la vuelta a su actividad, ya que la musculatura será la encargada de absorber la energía del impacto contra las superficies, manteniendo así la integridad del hueso.

En Clinica Vegasalud (Almería) nos encontrará a su disposición para su pronta recuperación.

 

CORRER ¿DESCALZO O NO?

Aunque en los últimos años se ha incrementado la tendencia de correr descalzo o con calzado minimalista, a día de hoy no hay evidencias que confirmen o refuten la mejora del rendimiento y la reducción de lesiones en los corredores descalzos, sin embargo, muchas de las desventajas que se atribuyen al correr descalzo no están tampoco del todo respaldadas por estudios científicos.

Hay muchas diferencias biomecánicas y constitucionales entre unos corredores y otros, y se ha comprobado que no todos los corredores se adaptan a correr descalzos o con calzado minimalista.
Correr descalzo puede ser beneficioso en síndromes compartiméntales o ciertas patologías de rodilla y/o cadera, debido a que la zancada es más corta corriendo sin calzado, del mismo modo que se ha encontrado un mayor riesgo de fracturas por estrés en pie y tobillo, especialmente en las primeras semanas y con mayor incidencia en mujeres y en personas que no acompañan la transición con ejercicios para la musculatura intrínseca del pie.

Pero ese acortamiento de zancada no es el único efecto sobre la biomecánica que provoca correr descalzo, se ha encontrado también un menor gasto de energía debido a no soportar el peso de la zapatilla y un contacto con el suelo desplazado hacia el antepié en comparación con el contacto de talón que es lo más frecuente en corredores calzados.

También encontramos una diferencia de velocidad de carrera al pasar de calzado a descalzo, siendo muchísimo menor en corredores descalzos, lo que para algunos autores pone en cuestión los resultados que disminuyen el riesgo de lesión en corredores descalzos, atribuyendo este descenso del riesgo más a una carrera a menor velocidad que realmente a una mejor biomecánica de carrera.

Si hablamos de estabilidad durante la carrera, encontramos que empeora en corredores descalzos, existiendo un peor control sobre el movimiento, lo cual supone un riesgo más de lesión, aunque no directamente derivado de la técnica de carrera o la biomecánica.

Uno de los mayores consensos está en que el paso de correr calzado a hacerlo descalzo o con calzado minimalista requiere un proceso de adaptación, no sólo en volumen e intensidad del entrenamiento, sino mediante la realización de ejercicios específicos para preparar la musculatura y articulaciones del pie a una nueva mecánica.

Como conclusión podemos decir que correr descalzo puede resultar interesante como método de fortalecimiento de la musculatura intrínseca del pie, pudiendo incluir sesiones intercaladas dentro de la planificación deportiva o puntualmente como alivio de síndromes compartiméntales o problemas en parte anterior de la rodilla.

Rotura Fibrilar

Una rotura muscular o rotura fibrilar es una discontinuidad del tejido muscular estriado que puede ir acompañada de sangrado y hematoma.

Según el grado de la lesión podemos diferenciar entre:

  • Distensión muscular de primer grado, donde algunas fibras musculares pueden haberse estirado o incluso roto. El movimiento activo es doloroso pero con amplitud completa.
  • Rotura fibrilar parcial o de segundo grado. Suele ser la más típica, hay rotura de fibras musculares, la contracción activa del músculo es muy dolorosa y se puede llegar apreciar una depresión palpable en el vientre del músculo. Produce edema y hemorragia.
  • Rotura fibrilar total o de tercer grado. El paciente es incapaz de realizar contracción muscular activa. El músculo no responde. Se valorara un tratamiento convencional o la posibilidad de intervención quirúrgica.

La rotura muscular va precedida por el fracaso y alteración del sistema propioceptivo neurológico por causas de diferente naturaleza, como por ejemplo, la falta de calentamiento, el acortamiento muscular, la fatiga física del deportista o paciente, un movimiento excesivo por gesto accidental o deportivo, un golpe o traumatismo directo, o la combinación de ellas.

La primera fasefase inflamatoria de la rotura muscular, se produce desde el mismo instante de la lesión hasta pasadas las primeras 24h aproximadamente. Se caracteriza por un dolor agudo e intenso (normalmente precedido por un chasquido en ocasiones audible conocido como “signo de la pedrada”), inflamación y edema con o sin sangrado de la zona según el grado de la rotura, acumulando durante dicha fase sustancias de desecho a nivel local y muerte isquémica secundaria provocada posteriormente por extensión del tejido lesionado. En esta fase se aconseja la aplicación de hielo, hacer un vendaje de compresión, reposo relativo y masaje para realiza drenaje.

En una segunda fase de la rotura muscular, de duración variable en días, se inician los procesos de cicatrización fisiológica, con limpieza de sustancias no deseables y restablecimiento de la circulación, añadiendo al tratamiento masaje transversoestiramientos y movimientos suaves.

Por último, en la tercera fase de la rotura muscular que suele coincidir con la 3ª o 4ª semana, concluye definitivamente el proceso de cicatrización y remodelación del tejido, así como la integración del patrón de movimiento en el sistema propioceptivo adaptado en una nueva realidad del esquema corporal. Se añade masaje transverso más potente, estiramientos, ejercicios excéntricos e incorporación progresiva al movimiento o actividad habitual, siendo esta última fase la más variable de todas en cuanto a su duración en el tiempo.

Debemos entender que estos plazos de recuperación son teóricos y pueden variar según la extensión o grado de la rotura muscular, la condición física de base del paciente o deportista y al tratamiento de elección y recuperación funcional más correcta desde el mismo instante de la lesión.

En Clínica Vegasalud (Almería), analizamos en todo momento el caso clínico de cada paciente, dando un tratamiento tanto osteopático como fisioterapéutico así como de recuperación funcional adaptado a las necesidades específicas de cada paciente con las últimas tecnologías para tratamientos invasivos (EPI, Ondas de Choque).

Neuroma de Morton

El neuroma de Morton, es una patología bastante común pero a la vez desconocida, que se asemeja a un dolor intenso, similar a una descarga eléctrica en la base de los dedos del pie  al cual no se le suele dar la importancia que requiere.

Para comprender mejor esta patología hablaremos de la anatomía del pie.

A nivel óseo, tenemos el tarso, el metatarso y las falanges, que corresponden a los dedos de los pies. Destacamos además, la fascia plantar, banda de tejido elástico que va desde el talón hasta la zona metatarsal, que, junto con otras estructuras, absorbe y devuelve la energía que se produce al impactar el pie con el suelo y protege los metatarsianos.

Cada estructura presenta una inervación específica, pero en este caso, destacaremos el nervio digito plantar, que recorre toda la planta del pie para finalizar en cada uno de los dedos.

Por tanto, el neuroma de Morton lo podríamos definir como una degeneración del nervio digital plantar, acompañado de fibrosis y engrosamiento. Se produce una inflamación de dicho nervio debido a la compresión con el metatarso. Se localiza mayoritariamente, entre el 3º y 4º metatarsiano, aunque a veces lo podemos encontrar entre el 2º y el 3º.

¿Qué síntomas podemos referir?

  • Calambres o dolores punzantes en la parte delantera de los dedos del pie
  • hormigueos en los dedos de los pies
  • dolor al caminar en la zona del neuroma

El dolor no tiene por qué ser constante, puede variar de intensidad a lo largo del día.

¿Por qué ocurre?

Se debe a diversas causas, son las siguientes:

  • Por bloqueos compensatorios debido a una incorrecta pisada, por ejemplo, una pronación exacerbada del pie; inestabilidad del tobillo, sobre todo del descanso de la cabeza del 2º y 3º metatarsiano.
  • Problemas metabólicos, como denervación diabética o cúmulos de cristales de ácido úrico.
  • Acortamiento de la cadena posterior (gemelos, sóleo) que produce aumento de la carga en la zona de los metatarsos.
  • Uso excesivo de tacones y zapatos de punta estrecha que aumenten la compresión del antepié.
  • Sobresolicitaciones de la planta del pie sobre superficies muy irregulares y duras, como es el caso de andar mucho descalzo sin estar acostumbrado.
  • Traumatismos directos, por ejemplo, que se caiga una olla mientras cocinas o caer de pie desde una altura muy alta.

Recomendaciones a seguir:

Lo primero que debemos intentar es eliminar la sobrecarga mecánica, por ejemplo, cambiando el calzado que utilizamos, ya que puede estar perjudicándonos nuestra dolencia. Posteriormente, deberíamos de realizar un estiramiento de gemelos y de toda la musculatura del pie, porque va a permitir disminuir la tensión. Además, corregir nuestra forma de caminar, repartiendo equitativamente la carga en ambos pies.

 

En Clínica Vegasalud, ofrecemos tratamientos de fisioterapia, que va a evitar que se incremente tu dolor, y va a prevenir la futura aparición del neuroma.

 

¿QUÉ ES EL CROSSFIT Y CUÁLES SON LAS LESIONES MÁS COMUNES?

¿Qué es el Crossfit?

Es un método de entrenamiento funcional de alta intensidad que combina ejercicios dentro de distintos circuitos realizados consecutivamente.

Permite optimizar y mejorar la fuerza muscular, resistencia cardiopulmonar, equilibrio, flexibilidad, potencia, velocidad, coordinación, agilidad, velocidad, entre otros.

¿Cómo funciona el entrenamiento Crossfit?

El crossfit establece una jerarquía de esfuerzo y concentración que involucra una saludable nutrición para ganar peso muscular y reducir peso graso, la gimnasia empleada sirve para ganar control corporal y rango de movimiento, levantar pesas y lanzamientos para desarrollar la habilidad de controlar objetos y producir potencia.

Los movimientos funcionales  son movimientos que representan e implican patrones universales que promueven la motricidad y se asemejan a los movimientos naturales, y a su vez permitirán trasladar objetos pesados en largas distancias de forma rápida.

El programa consta de dos fases de entrenamiento: el pre calentamiento/técnica/fuerza y la otra del entrenamiento del día/circuito.

Los ejercicios de pre-calentamiento consisten en realizar ejercicios como trotar, sentadilla, abdominales, entre otros.

También se realiza una fase en la que se enseñan las técnicas de los ejercicios a practicar, sobre todo los que tienen que ver con potencia y levantamiento de pesas.

La fase de entrenamiento es la más intensa debido a que se realizan ejercicios que aumente el ritmo cardiaco.

Luego de lo mencionado anteriormente, se debe retornar a la calma, es decir,  bajar la frecuencia cardiaca y realizar estiramientos para aumentar la flexibilidad.

El crossfit se dice que es efectivo debido a que sus rutinas nunca son las mismas, promueve la sana competitividad y motivación comparando resultados finales con los demás compañeros, por tanto, es un deporte social que se realiza generalmente en 45 minutos y al aire libre, idealmente.

Recomendaciones para su realización

Debido a que se ha reportado que aproximadamente que el 75% de los practicantes ha tenido una lesión y el 7% ha requerido una intervención quirúrgica, en el crossfit, se debe considerar las siguientes recomendaciones:

  • Pre- Acondicionamiento muscular para prevenir lesiones
  • Realizar entrenamientos meses previos, de baja a media intensidad
  • Prestar atención a las técnicas en la ejecución de los ejercicios
  • La nutrición es muy importante, donde se debe disminuir el consumo de productores de insulina como los carbohidratos y las grasas.
  • El instructor debe tener la capacidad de enseñar la correcta mecánica de cada movimiento, tener una comunicación efectiva
  • Cuidar la técnica en cada minuto y movimiento
  • Al inicio es recomendable permanecer cerca del instructor hasta familiarizarse con el ejercicio
  • Corregir desde el principio las técnicas y malos hábitos que podrían generar lesiones en un futuro
  • La intensidad de la actividad debe siempre adecuarse a la condición física de cada persona, ya que no todos los individuos asimilan las cargas de la misma manera
  • Asegúrate de entrenar en lugares asistidos por profesionales capaces de asesorarte en este sentido
  • Realizarse un chequeo médico físico antes de practicar crossfit
  • Informarse con un profesional en el área antes de practicar el crossfit , para aclarar dudas, inquietudes y objetivos que se quiere lograr
  • Aunque se desee resultados lo más pronto posible, hay que tomar en cuenta que es mejor obtener resultados a largo plazo y de forma segura, sin interrumpir la actividad de alguna manera temporal o peor aún definitiva  a causa de una lesión

Lesiones más comunes en la práctica del Crossfit

Cuando se habla de entrenamiento funcional, se cree que éste no  conlleva riesgo, pero dando al hecho de que se realizan ejercicios de alta intensidad como mover cargas muy pesadas en largas distancias en tan poco tiempo,  realizar actividades de gimnastas, levantamiento de pesas olímpico,  entre otros, su índice de lesiones se ha ido incrementado.

Un mal patrón de movimiento por parte de la persona, sumado al error mecánico promovido por el entrenador o descuido de éste a la hora de dar instrucciones y dosificaciones, poca flexibilidad, son las causas  principales de las lesiones en este deporte.

Las lesiones más comunes son: distensiones de ligamentos, roturas de fibras ligamentosas y musculares, fracturas, contracturas, rabdomiólisis, estrés oxidativo, gracias a la fatiga inmediata generada los siguientes ejercicios se realizan con la menor seguridad o técnica.

  • Lesiones en los hombros: debido a los ejercicios de levantamiento de pesas, los cuales son ejecutados generalmente sin supervisión, sin técnica o  buena dosificación, al realizar una rotación o hiperextensión de hombro excesiva, y bajo condiciones previas de fatiga, pueden ser un cóctel fatal para lesiones en el hombro como por ejemplo: bursitis, subluxación, luxación, tendinitis, fractura, contracturas, pinzamiento subacromial, entre otros.
  • Lesiones en columna lumbar: una lumbalgia o dolor en la espalda baja es lo más común en el crossfit, ocasionadas generalmente por una extensión brusca de cadera, rotación contralateral e inclinación del tronco. A largo plazo los levantamientos de pesas, cauchos o saltos sin prescripción adecuada pueden generar hernias discales, protrusiones y contracturas.
  • Lesiones en rodillas: rotura o desgaste en los meniscos, tendinitis debido a la sobrecarga de peso, rotura parcial o total de ligamentos cruzados, es lo más común a la hora de realizar ejercicios donde el estiramiento de tendones o ligamentos es excesivo.
  • Lesiones en muñeca: afectación del nervio radial, tenosinovitis, tendinitis, túnel del carpo, contracturas, fracturas, entre otros, son las lesiones más comunes.

A modo de conclusión….

A pesar de los amplios beneficios del crossfit, el hecho de que sea una práctica de alta intensidad, da lugar a provocar lesiones musculoesqueléticas de menor a mayor calibre, cuando con frecuencia se llega a un sobre-entrenamiento, mala técnica y poca supervisión.

Por todo esto, se debe tener en cuenta la realización previa de una evaluación física, capacidades, edad, sexo, disfunciones, progresos e incluso viejas lesiones durante el entrenamiento.

Es importante, practicar el crossfit bajo unas pautas rigurosas de control, planificación y procurar individualizar a cada persona sin separarlo del grupo, es decir observarlos mucho, durante los entrenamientos hasta que tengan más experiencia, para así evitar un mayor riesgo de lesión durante la práctica.

 

Capsulitis Adhesiva del Hombro. Tratamiento y Recuperación

La capsulitis adhesiva, es una afección que aparece cuando el tejido conectivo que rodea la articulación del hombro se inflama de manera crónica y/o inespecífica, provocando el engrosamiento y endurecimiento de la cápsula articular.

Provoca una disminución progresiva del rango de movimiento del hombro, tanto activo como pasivo, que acaba afectando de manera global al complejo del hombro. Puede ocurrir como consecuencia de un proceso inflamatorio: el revestimiento de la articulación desarrolla cicatrices que suponen una restricción para el movimiento; de un proceso propio del complejo del hombro,  o una enfermedad endocrina, enfermedad autoinmune u otras enfermedades sistémicas. Aunque con frecuencia, es de origen desconocido.

Se desarrolla en 3 etapas:

  • Etapa dolorosa (puede durar de 2 a 9 meses).

El dolor se desarrolla lenta y progresivamente y comienza, predominantemente, por la noche (dolor inflamatorio) o en los últimos grados de movimiento. El paciente podrá observar el dolor o restricción de movilidad en movimientos de la vida diaria.

El dolor se mantiene en reposo o a la actividad (con los movimientos del hombro), puede empeorar en función del estado psicológico del paciente e incluso con los cambios de tiempo (el frío afecta más).

  • Etapa adhesiva

El dolor va disminuyendo pero la disminución de movimiento continúa hasta generar un patrón específico de movimiento, perdiendo más movilidad en las rotaciones y siendo mayor la rigidez en los últimos grados de movimiento. Disminuye notablemente el dolor nocturno y en reposo.

  • Etapa de recuperación

La recuperación es espontánea pero, normalmente incompleta. Se suele producir un marcado incremento de movilidad y eliminación del dolor.

No siempre es resultado de una lesión específica y normalmente, el diagnóstico se obtiene tras la realización de una buena historia clínica, lo que marcará el diagnóstico diferencial de la capsulitis adhesiva con otras afecciones del sistema músculo-esquelético como la tendinitis del hombro, rotura del manguito rotador y/o artritis.

Hay lesiones sistémicas que se asocian a la capsulitis adhesiva tales como diabetes en los que afecta a un 13%, hipertiroidismo, lesión del plexo braquial, Parkinson…

La mayoría de los pacientes con un capsulitis adhesiva presentan dolor durante la contracción resistida de todos los tendones del manguito rotador, durante las maniobras específicas destinadas a detectar pinzamiento subacromial. Esto ocurre porque los generadores de dolor en capsulitis adhesiva pueden incluir la totalidad de los tejidos blandos extra e intra articulares de la articulación glenohumeral y el complejo escapulo-humeral.

El objetivo primordial del tratamiento de la capsulitis adhesiva es la reducción del dolor y el mantenimiento del rango articular del hombro. Para ello, se deben utilizar maniobras suaves y lentas que estiren la cápsula, que mejoren la reducción de esa posibles “cicatrices” generadas, reduzcan la inflamación existente y devuelvan el equilibrio normal al complejo del hombro y todo aquello con lo que se relaciona.

Por todo esto, desde Clínica Vegasalud  proponemos un abordaje global y multidisciplinar para eliminar el dolor, mantener y mejorar el rango articular. Además ofrecemos un tratamiento combinado de ondas de choque focales con fisioterapia invasiva, tratamiento pionero  y de máxima efectividad en la capsulitis.

PÁDEL: LAS 9 LESIONES MAS COMUNES

En la última década, el pádel es el deporte que más crecimiento ha tenido.

Su auge se debe a lo atractivo del mismo para todo tipo de público, al tamaño característico de la pista, a la exigencia física moderada que supone y lo accesible para todos.

Encontramos dos tipos de factores que influyen en la incidencia de las lesiones de pádel:

  • Factores extrínsecos (exposición a factores de riesgo)

Características fisiológicas

Características biomecánicas

Características psicológicas

Falta de concentración

Edad

Deterioro del cuerpo

Historial de lesiones y recuperación inadecuada

Falta de preparación física

Alimentación

Fatiga

Sobreentrenamiento

Realización de conductas de riesgo

No calentar

Motivación

Estrés

Ansiedad

  • Factores intrínsecos (predisposición del deportista)

Deficiencias de las condiciones ambientales

Tipo y estado del pavimento deportivo

Juego intenso

Equipamiento

Lesiones más frecuentes en el pádel

En España, el pádel es el 6º deporte con mayor número de lesionados Además, es el 2º deporte que mayor porcentaje de rehabilitación necesita. Los movimientos y desplazamientos más frecuentes del pádel pueden incidir de forma lesiva en el pie; concretamente en la articulación del tobillo.

Las tres lesiones que más suceden en el pádel son los esguinces de tobillo (27.27% de las lesiones), las micro-rupturas de gastronemios (18.18%) y las sesamoiditis y fascitis plantares (18.18%). Más del 50% de los jugadores que se inician en el pádel afirman haber sufrido alguna lesión deportiva practicando este deporte

Las 9 lesiones más comunes en el pádel son:

  • Esguince de tobillo

El Ligamento Lateral Externo (LLE) se ve más afectado que el Ligamento Lateral interno (LLI) en el pádel .El LLE está formado por el ligamento peroneo astragalino anterior, ligamento peroneo calcáneo y ligamento peroneo astragalino posterior.

A continuación tenéis un video donde conocer más sobre el esguince de tobillo y sus grados:

https://www.fisioterapia-online.com/infografias/sabes-que-es-un-esguince-de-tobillo-y-cuales-son-sus-grados-segun-la-importancia-de-la-lesion

  • Rotura de gemelo interno o rotura de fibras de los gemelos.

Esta lesión se da tras una situación donde el jugador de pádel realiza una arrancada o sprint inesperado y violento. Existe una contracción muy brusca del gemelo interno y esto puede ocasionar una rotura parcial o total del mismo.

  • Lesiones ligamentosas de rodilla

Es importante un diagnóstico precoz. Puede existir una distensión o una rotura (parcial o total) del ligamento.

Destacamos la lesión del Ligamento Cruzado Anterior (LCA), Ligamento Cruzado Posterior (LCP), Ligamento Lateral Interno (LLI) y Ligamento Lateral Externo (LLE).

  • Lumbalgia

En este deporte, la columna vertebral y concretamente la zona lumbar se mueve continuamente en todos los planos posibles: flexión, extensión, rotación y lateroflexión. Existen movimientos (y combinación de ellos) que ponen en tensión toda la musculatura posterior de la espalda y, como consecuencia, toda la zona lumbo-pélvica puede verse afectada.

  • Tendinopatía del manguito de los rotadores (hombro)

Supone una inflamación (tendinitis) o degeneración (tendinosis) de los tendones del complejo articular del hombro.

  • Epicondilitis/epitrocleitis (codo)

La epicondilitis lateral es la lesión que más incidencia tiene en sujetos que practican pádel.

La causa principal de la epicondilitis es por la acumulación de microtraumatismos y movimientos repetitivos del codo. Varios factores de riesgo son una mala técnica del golpeo, empuñadura incorrecta, punto de impacto o golpeo retrasado, golpeo con el brazo flexionado y un mal uso del material.

Un tratamiento muy eficaz para este tipo de lesión es la Electrolisis Percutanea Intratisular (EPI). En el siguiente enlace podéis encontrar más información de este tratamiento.

  • Fractura de escafoides

El escafoides es un huesecillo que está situado en la muñeca. Soporta microtraumatismos constantes en jugadores de pádel. Si existe fractura, los síntomas son dolor intenso que persiste al apoyar muñeca (flexión dorsal) y al movilizarla hacia extensión.

  • Lesiones oculares

Son aquellas lesiones que se presentan en el ojo o en las estructuras circundantes a ellos.

  • Fascitis plantar

La fascitis plantar es la inflamación de la fascia que se encuentra en la planta de pie, trayendo como consecuencia dolor y dificultad para caminar.

En los siguientes enlaces podéis conocer más información sobre esta lesión y sus posibles tratamientos.

ECOGRAFÍA: SU IMPORTANCIA EN FISIOTERAPIA

 

Durante mucho tiempo en el mundo de la fisioterapia se han ido resolviendo las diferentes patologías musculo-esqueléticas “a ciegas”, patologías de las cuales, muchas son tendinopatías con largos periodos de tratamiento y sin un diagnóstico claro en el peor de los casos, lo que hace que su tratamiento sea poco efectivo.

Con los últimos medios en imagen y gracias a los equipos de ecografía, actualmente se valora, se trata y se observa la evolución de las diferentes lesiones músculo- tendinosas, lo que nos lleva a poder aplicar la técnica más apropiada en cada tipo de lesión y realizar una historia clínica completa con la exploración in situ, prueba inocua que el paciente valora positivamente.

Dominar el manejo de esta técnica de imagen requiere mucha práctica ecográfica pero cuando se tiene el completo manejo, nos permite realizar exploraciones pasivas o dinámicas pudiendo incluso intervenir invasivamente con técnicas como la EPI o punción seca.

En Clínica Vegasalud (Almería), además de contar con un equipo de ecografía de última generación, tenemos la formación en ecografía musculo- esquelética más completa, lo que nos permite abordar todo tipo de lesiones y hacer los tratamientos lo más completos posible para la rápida recuperación del paciente, nuestro principal objetivo.

TRATAMIENTO DE ONDAS DE CHOQUE EN TENDINITIS CALCIFICADA DEL SUPRAESPINOSO

ONDAS DE CHOQUE EN EL TRATAMIENTO DE TENDINITIS CALCIFICADA DEL SUPRAESPINOSO

Las enfermedades inflamatorias y calcificadas de las partes blandas son trastornos con importante repercusión económica y social, y un alto grado de discapacidad funcional;  entre estas, una de las más frecuentes es la presencia de tendinitis calcificadas del supraespinoso.

En 1970 se observan los primeros datos experimentales sobre la capacidad de las ondas de choque extracorpóreas para desintegrar los cálculos renales y en 1980 se publica el primer estudio clínico realizado en un paciente sometido a litotricia extracorpórea por ondas de choque para destruir un cálculo renal.

En 1993 publican los primeros resultados obtenidos con este tratamiento para la tendinitis calcificante del hombro y desde hace algunos años, se realizan investigaciones con esta técnica.

La tendinitis calcificante del supraespinoso es una entesopatía muy común en los centros de fisioterapia. Se caracteriza por la formación de depósitos de cristales de hidroxiapatita de calcio, alrededor de los cuales existe una inflamación. Su aparición se localiza con más frecuencia entre 1-2 cm medial a la inserción tendinosa, en el troquiter. Es una enfermedad que afecta principalmente a mujeres de entre los 30 y 60 años. Su prevalencia oscila entre el 22 % de la población y constituye el 10 % de todas las omoalgias. Se trata de una dolencia que en el 10 % de los casos afecta simultáneamente a ambos hombros y al 70 % de los adultos mayores. Provoca considerable discapacidad funcional para realizar las actividades de la vida diaria.

Protocolo de tratamiento

En Clínica Vegasalud, Fisioterapia y Osteopatia, (Almería), se emplea el equipo de ondas de choque mediante el uso de un aplicador que se adapta a la zona a tratar según el tamaño de la calcificación y la distancia que esta se encuentre de la piel. Durante el tratamiento, la sonda estará en contacto directo con la piel del paciente a través del gel por donde penetran las ondas en la zona de la lesión provocando un alivio de los síntomas.

La terapia con ondas de choque representa otro método eficaz a utilizar en esta afección cuando han fracasado otros métodos de tratamiento convencionales. Las ondas de choque electromagnéticas producen analgesia, efectos antiinflamatorios, aumento temporal de la vascularización, activación de la angiogénesis y fragmentación de depósitos cálcicos. Estos efectos permiten utilizarlas para el tratamiento de tendinitis y entesopatías crónicas.

Nuestra experiencia en Clinica Vegasalud nos dice que existe una población numerosa afectada de esta dolencia ortopédica y, por la importancia socioeconómica de estas enfermedades, este tratamiento puede resultar de gran importancia en un futuro; se trata de un tratamiento “no invasivo” de tipo ambulatorio donde no hay necesidad de utilizar anestesia u otros medicamentos.

El uso de la terapia con ondas de choque para el tratamiento de la tendinitis calcificada del supraespinoso demuestra la utilidad de esta terapia a medio plazo ya que desaparee el dolor, la calcificación y se recupera la movilidad articular del hombro, y en consecuencia mejora la capacidad funcional e independencia del paciente.

FASCITIS PLANTAR: Tratamiento con Ondas de Choque

FASCITIS PLANTAR: TRATAMIENTO CON ONDAS DE CHOQUE

Cuando hablamos de fascitis plantar, hacemos referencia a la inflamación de la estructura anatómica llamada fascia plantar, en la zona que se inserta el talón.

La función de esta estructura influye en la mecánica de la marcha del pie,  y su afectación es una de las principales causas de dolor en la región del talón.

La fascia plantar se compone de colágeno compacto (desde la base de los dedos hasta el talón) protegiendo toda la planta del pie: nervios, arterias, tendones y músculos.

Entre los factores que influyen el padecer una fascitis plantar encontramos el tener el pie plano o un pie con mucho puente, tener la cadena muscular posterior acortada (isquiotibiales, gemelos y flexores de los dedos)  y pasar del sedentarismo a una actividad deportiva repetitiva.

 

Fisioterapia y tratamiento con Ondas de Choque

Los objetivos del tratamiento de fascitis plantar con nuestro equipo de Ondas de Choque, actuando directamente en la lesión o área circundante,  son los siguientes:

  • Reducir la inflamación de la fascia y disminuir el dolor.

Para ello, los impulsos (choques contra la zona), actúan sobre las fibras nerviosas, responsables de transmitir el dolor y liberan una sustancia (sustancia P) en los tejidos. La prolongada activación de esta sustancia provoca  su disminución, reduce la inflamación y alivia el dolor.

La reducción de la inflamación permite la liberación de factores de crecimiento y activa las células madre en los tejidos, reparando y cicatrizando para la completa curación.

  • Estirar y dar flexibilidad a la fascia acortada

Además de estos dos objetivos principales, es importante revisar nuestros hábitos biomecánicos (como caminamos) y a la vez utilizar un calzado adecuado.

Podemos decir así, que las Ondas de Choque, permiten una recuperación y curación de la fascitis plantar por el efecto de mecanotransducción, efecto antiinflamatorio y analgésico y efecto de angiogénesis, reparando la lesión mucho más rápido.

Resultados

En Clínica Vegasalud Fisioterapia y Osteopatia (Almería), garantizamos la eficacia del tratamiento con Ondas de Choque, siendo muy eficaz en problemas de Fascitis Plantar, llegando también a otro tipo de lesiones como espolón calcáneo (calcificación que se produce en el talón como consecuencia de la propia fascitis).

Para este tipo de lesión se recomiendan de tres a cuatro sesiones donde podremos comenzar a ver resultados a partir de la primera sesión.