¿Cómo ayuda la fisioterapia a los enfermos de Alzheimer?

¿Cómo ayuda la fisioterapia a los enfermos de Alzheimer?

Se ha venido demostrando que hábitos saludables como mantener una alimentación sana, ejercitar el cerebro o controlar nuestra salud cardiovascular pueden retrasar la evolución de la enfermedad conocida por Alzheimer. Por su parte, algunos tratamientos no farmacológicos, como la fisioterapia, mejoran la calidad de vida de quienes la padecen. En nuestro centro de Almería podemos ayudar al paciente con Alzheimer a reducir el deterioro físico que suelen acusar.

Actividad mental

Mantener activo nuestro cerebro es fundamental en la lucha contra el alzhéimer. Realizar ejercicios como por ejemplo aprendiendo idiomas, o haciendo crucigramas estimula nuestra memoria, precisamente aquello sobre lo que incide esta demencia.

Salud cardiovascular

Existen estudios que interrelacionan el estado de salud cardiovascular con la aparición de demencia. Y es que enfermedades como la hipertensión o el colesterol ponen en riesgo no sólo a nuestro corazón, sino también a nuestro cerebro. Por ello, es necesario controlar desajustes, adquirir rutinas deportivas, gestionar el estrés o evitar hábitos nocivos como el tabaco, que puede llegar a aumentar la aparición de demencia un 45%.

Fisioterapia y Alzheimer en Almería.

El deterioro neurodegenerativo de esta enfermedad implica, al mismo tiempo, un deterioro físico acusado. Es frecuente que a lo largo del proceso los pacientes presenten rigidez, contracturas, problemas articulares o problemas de coordinación. Es en este punto donde la figura del fisioterapeuta cobra especial valor. La fisioterapia es, sin duda, una medida no farmacológica clave para mejorar la calidad de vida de los enfermos de alzhéimer.
El fisioterapeuta se enfrenta a un importante reto para el que no sólo necesita cualificación técnica, sino también empatía hacia el paciente y su familia.
El profesional tendrá que aplicar terapias de diferente índole en función de la fase de desarrollo de la enfermedad en la que se encuentre el paciente. Grosso modo, trabajará con el fin de proporcionarle autonomía e independencia.
Su actuación versará sobre puntos como la prevención de la incontinencia, el mantenimiento de las capacidades, la prevención de deformidades, la prevención de trastornos respiratorios o de la deglución o la prevención de úlceras, entre otros.
Como hemos venido diciendo, el alzhéimer es una enfermedad desconocida hasta el día de hoy. Encierra aún un sinfín de preguntas sin respuesta. Es también un hecho que esta demencia abarca múltiples facetas, y que, por tanto, debe afrontarse desde un punto de vista multidisciplinar.

Llámanos o pídenos cita de fisioterapia en Almería, en nuestra clínica de la Vega de acá.