Capsulitis Adhesiva del Hombro. Tratamiento y Recuperación

La capsulitis adhesiva, es una afección que aparece cuando el tejido conectivo que rodea la articulación del hombro se inflama de manera crónica y/o inespecífica, provocando el engrosamiento y endurecimiento de la cápsula articular.

Provoca una disminución progresiva del rango de movimiento del hombro, tanto activo como pasivo, que acaba afectando de manera global al complejo del hombro. Puede ocurrir como consecuencia de un proceso inflamatorio: el revestimiento de la articulación desarrolla cicatrices que suponen una restricción para el movimiento; de un proceso propio del complejo del hombro,  o una enfermedad endocrina, enfermedad autoinmune u otras enfermedades sistémicas. Aunque con frecuencia, es de origen desconocido.

Se desarrolla en 3 etapas:

  • Etapa dolorosa (puede durar de 2 a 9 meses).

El dolor se desarrolla lenta y progresivamente y comienza, predominantemente, por la noche (dolor inflamatorio) o en los últimos grados de movimiento. El paciente podrá observar el dolor o restricción de movilidad en movimientos de la vida diaria.

El dolor se mantiene en reposo o a la actividad (con los movimientos del hombro), puede empeorar en función del estado psicológico del paciente e incluso con los cambios de tiempo (el frío afecta más).

  • Etapa adhesiva

El dolor va disminuyendo pero la disminución de movimiento continúa hasta generar un patrón específico de movimiento, perdiendo más movilidad en las rotaciones y siendo mayor la rigidez en los últimos grados de movimiento. Disminuye notablemente el dolor nocturno y en reposo.

  • Etapa de recuperación

La recuperación es espontánea pero, normalmente incompleta. Se suele producir un marcado incremento de movilidad y eliminación del dolor.

No siempre es resultado de una lesión específica y normalmente, el diagnóstico se obtiene tras la realización de una buena historia clínica, lo que marcará el diagnóstico diferencial de la capsulitis adhesiva con otras afecciones del sistema músculo-esquelético como la tendinitis del hombro, rotura del manguito rotador y/o artritis.

Hay lesiones sistémicas que se asocian a la capsulitis adhesiva tales como diabetes en los que afecta a un 13%, hipertiroidismo, lesión del plexo braquial, Parkinson…

La mayoría de los pacientes con un capsulitis adhesiva presentan dolor durante la contracción resistida de todos los tendones del manguito rotador, durante las maniobras específicas destinadas a detectar pinzamiento subacromial. Esto ocurre porque los generadores de dolor en capsulitis adhesiva pueden incluir la totalidad de los tejidos blandos extra e intra articulares de la articulación glenohumeral y el complejo escapulo-humeral.

El objetivo primordial del tratamiento de la capsulitis adhesiva es la reducción del dolor y el mantenimiento del rango articular del hombro. Para ello, se deben utilizar maniobras suaves y lentas que estiren la cápsula, que mejoren la reducción de esa posibles “cicatrices” generadas, reduzcan la inflamación existente y devuelvan el equilibrio normal al complejo del hombro y todo aquello con lo que se relaciona.

Por todo esto, desde Clínica Vegasalud  proponemos un abordaje global y multidisciplinar para eliminar el dolor, mantener y mejorar el rango articular. Además ofrecemos un tratamiento combinado de ondas de choque focales con fisioterapia invasiva, tratamiento pionero  y de máxima efectividad en la capsulitis.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *